El olor de nuestras bodegas, los versos de nuestros poemas, la emoción de nuestros paisajes, el lugar de nuestras emociones, la tradición de nuestros ancestros, la música que nos alegra, la fe que nos une y el sentimiento de nuestros hijos. Hay un Camino de las Reinas para cada visitante.