«Navegar el Tajo es recordar el pasado y vivir el presente. Es recordar a los gancheros transportando troncos por el río, es hacer deporte y mimetizarse con el entorno, es conocer nuestro entorno y sentirnos libres»